jueves, 11 de septiembre de 2014

MARTIN

No hay nada mas bonito que ver a un recién nacido dormir, pero si encima es tu ahijado, ya se puede parar el tiempo.
Os presento a mi nuevo sobrino, un pequeño de 34 semanitas con muchas ganas de comerse el mundo. Ha demostrado mucha prisa por salir y ahora está demostrando tener prisa por crecer y empezar a dar guerra, ya que sólo quiere dormir y comer, vamos, ponerse al 100% .
Por mi perfecto, por que es tan dormilón que da gusto hacerle fotos :)